A veces, la corrupción se ampara en la ley

La justicia española ha vivido episodios de todo tipo: jueces y políticos están siempre en el punto de mira debido a los múltiples escándalos sobre corrupción que asolan nuestro país, algo que ya pasó en su momento con la investigación al juez Garzón (aunque por otros motivos y en otros tiempos) Sin embargo la ciudadanía ve como desgraciadamente la historia se repite y no pueden confiar en que la ley haga justicia tanto para el pueblo llano como para aquellos más afortunados, viendo como inclusive miembros del propio gobierno político encargado de administrar el país (ministros e incluso presidente del gobierno) están relacionados casi a diario con noticias e investigaciones sobre corrupción.

Motivos del por qué debemos de modificar ciertas leyes para evitar que los ladrones se salgan con la suya

Hasta ahora las leyes nacionales se han sobrepuesto en el Tribunal Supremo sobre aquellas correspondientes al derecho internacional, tanto para bien como para mal. Y decimos esto porque desgraciadamente dichas personas que ostentan cargos influyentes acaban salvándose o rebajando su condena gracias precisamente a este factor, aprovechándose y amparándose en leyes que están hechas para poder sacar siempre el máximo provecho a situaciones ilegales como éstas sin mucho descaro.

Los delitos sin embargo siguen ahí, y ante una posible reforma electoral, laboral y sobre todo política en nuestro país puede que se vuelvan a realizar múltiples revisiones en juicios y casos sobre corrupción que aún no hayan prescrito para poder redactar una nueva sentencia más acorde a lo que todos entendemos como justicia y que todos aquellos políticos y corruptos de este país devuelvan todo aquello que han robado y además cumplan su correspondiente condena.

Leyes ridículas en distintos países difíciles de creer que existan

Las leyes de cada país son las encargadas de hacer que la sociedad cumpla las reglas, así como también de darle limitaciones al libre albedrío y controlar la conducta social. Sin embargo, existen algunas de ellas que al parecer son tan extremas y absurdas que se han vuelto leyes difíciles de creer.

A continuación te mostraremos algunos ejemplos de estas leyes difíciles de creer para que lo tomes en cuenta a la hora de visitar algunos países.

 

Existen leyes difíciles de creer que llegan a los extremos

El sistema legislativo de algunos países es muy criticado, pero existen muchas leyes difíciles de creer que pasan de lo extremo a lo absurdo.

Por ejemplo, en la ciudad de York es ilegal asesinar a un escocés dentro de las antiguas murallas, pero solo si este lleva un arco y una flecha.

En Kentucky, Estados Unidos, es ilegal llevar armas de fuego ocultas que excedan los dos metros de largo.

Por otro lado, en el Reino Unido un hombre puede orinar en público siempre y cuando apunte hacia la rueda de su vehículo y mantenga su mano derecha apoyada en él. Asimismo, una mujer embarazada puede orinar en donde quiera, incluso en un casco de policía.

Aunque parezca mentira, en Francia es ilegal poner de nombre Napoleón a un cerdo y en Londres va contra la ley transportar cadáveres en los taxis o perros rabiosos.

La masturbación es ilegal en Indonesia y está penada con la decapitación y en Miami es ilegal pasearse por la comisaría con un monopatín.